Dustin Hoffman

dustin-hoffman2-t

“MI POBRE PADRE”
Secretos de familia sobre muertes trágicas

Dustin Hoffman es un actor norteamericano muy apreciado por el gran público amante del cine, es decir, casi todos. Muy talentoso, nos ha regalado increíbles actuaciones en films inolvidables. Su trayectoria fue premiada con dos Oscar y nominada siete veces al mismo.
Recientemente (marzo 2016) participó de un programa afamado de televisión – PBS Finding your roots (Encontrando sus raíces) que indaga en el pasado familiar de los invitados. Su director, el profesor Henry Louis Gates Jr. suele realizar un estudio del árbol psicogenealógico para descubrir nexos y secretos de la genofamilia de sus entrevistados, muchos de ellos personas afamadas.
Dustin Hoffman descubre, a sus 78 años y mediante este abordaje televisivo, el dolor sufrido por sus antepasados judíos. Resultó para él toda una sorpresa ya que sus padres lo tenían oculto.
Dustin Hoffman nació el 8 de agosto de 1937 en Los Angeles, California.Fue el segundo hijo de Lillian Gold (1909-1981) y Harry Hoffman (1908-1988). Pertenece a una familia de inmigrantes judíos ashkenazi de Europa del este oriundos de Ucrania, Rumania y Polonia.
Dustin Hoffman se enteró en el programa “Finding Your Roots” que tanto su abuelo como su bisabuelo —ambos judíos— murieron en manos de la policía secreta soviética y que además su bisabuela paso cinco años en un campo de concentración ruso antes de lograr llegar a Estados Unidos.
“¿Por qué quiso borrar todo esto?”, reflexiona Hoffman en el episodio.
Quizá, dice Hoffman, su padre solo quería proteger a la familia de las tragedias que sufrió su abuelo, Frank, y bisabuelo, Sam Hoffman.
“Quién sabe”, dijo Hoffman. “Mi padre podría haber estado llorando, abrazado a la pierna de su padre, diciendo: ‘Papá, no te vayas por favor’”.
“Mi pobre padre”, dijo Hoffman.
Hoffman dijo que conocer la historia lo ha acercado más a sus raíces judías.
La gente me pregunta ahora: ¿Qué eres? Yo digo: Soy judío”, dijo el actor entre lágrimas.
La información obtenida le permitió conocer la historia de su bisabuela Libba. Ésta tenía 63 años cuando llegó a Estados Unidos en 1930. Nacida en Rusia en el seno de una familia de tradición judía había pasado por las persecuciones, los progroms contra los judíos de la Europa oriental. Su primer marido y un hijo murieron durante la Revolución Rusa, en 1917. Pudo escapar primero a Argentina y luego llegó a Norteamérica dónde se instaló con su nueva familia en Chicago, ciudad en la que residió hasta su fallecimiento en 1944 a sus 76 años.
“Ella es la heroína de tu árbol genealógico” le dijo a Dustin el conductor del programa Henry Louis Gates Jr.  “Sí, ella fue una heroína” recalcó el actor profundamente emocionado. Consciente del dolor y la capacidad sobreviviente de su bisabuela Libba expresó: “A la gente que me pregunte ¿quién eres? Le contestaré soy judío. Todos sobrevivieron para que yo esté aquí hoy”.

dustin-hoffman3-z

Desde la mirada clínica transgeneracional sabemos que ningún ocultamiento es inocuo y logra perdurar en el tiempo. La tristeza, la impotencia, la rabia, el dolor transmitido y sufrido en persona por el padre de Dustin fue silenciado. El trauma se encripta porque su dolor, su recuerdo resultan intolerables e improcesables a temprana edad. También para evitar el dolor de los postgénitos. ¿Cuánto de la tristeza del padre anidó en sus hijos?
A Dustin se le representó una escena: su padre tomado de la pierna de su abuelo diciendo “no te vayas por favor”. Debemos continuarla como una realidad psíquica que exige respuesta en una nueva realidad transformadora y suplementaria. Hacer “hablar” al abuelo con su padre, facilitar el encuentro tanto del dolor de despedida como del amor. Unir en un corazón familiar lo que el destino disgregó: al bisabuelo, a su mujer Libba, a sus hijos, nietos y bisnietos. Abrir la escena incluyendo a los perpetradores racistas y posibilitar nuevas respuestas al trauma por persecución.
También recobrar los nombres posibles de los familiares, sus lugares de nacimiento, sus tumbas. Recrear el entierro y las honras fúnebres en el contexto actual, con los postgénitos como protagonistas. Entendiendo que son no enterrados o mal enterrados. Y volverlos a la memoria familiar con ritos que den cuenta de ellos.
No es un consejo a Dustin. No creo que lo necesite. Es abierto, sensible e inteligente y sabrá hacer su tarea. En este y otros casos hacemos uso de su popularidad para promover la mirada psicogenealógica, para que todos encaren la puesta a punto de su historia genofamiliar.

Cómo “fantasmas psíquicos” nuestros antepasados, lo queramos o no, retornan en nuestros sueños, en atractores y en conductas extrañas de nuestros postgénitos. Nos piden reconocimiento y valentía para asumirlos. A cambio nos dan paz mental y nos llenan de fuerza arquetípica. Este es uno de más grandes y regulares descubrimientos de la psicogenealogía clínica.
Dustin Hoffman se encontró con su bisabuela Libba (un nombre de mujer en idioma idish), con sus linajes, sus dolores y alegrías. Y a través de ellas pudo reafirmarse con su raíz judía, con su historia y cultura, sus más y sus menos. Lo quiera o no va a ser atravesado por un impulso karmático que lo lleva a dar respuesta tanto a la necesidades de Libba como una “muerta viva” – por ejemplo, dar luz a los no enterrados o mal enterrados de su familia, encontrar los nombre de su genofamilia para dar entidad, sustento a su raíz y también buscar solucionar sus pendientes como las injusticias padecidas. El pasado lo llama y le pide. Convoca su presente. Nadie escapa a su propia sombra. Es lo que dicta la experiencia de quienes oímos historias y sus desenlaces psicogenealógicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>